13 agosto 2005

Semos irascibles (e iracundos). El por qué de la segregación de bilis



Todos los humanos somos rabiosos a matar. Y por ello mismo, rabiamos de cara al resto. Somos odiosos y envidiosos. Queremos tener lo que tiene el vecino de al lado, pero sin que él lo tenga; deseamos ser el centro de todo, el melico de la sociedad, el muerto en el entierro y el cirio en el bautizo (y si es de 22 centímetros, mejor).
Nos paseamos por la vida con cara de amargados, como si necesitáramos renovarnos por dentro; mascullamos cosas inaudibles por debajo del bigote mientras correteamos por las calles de nuestra ciudad camino de buscar el sustento. Maldecimos las señoras que se cruzan en nuestro camino con sus bolsas de la compra, formando una barrera humana de cotilleos y cacareos multables decibélicamente. Regañamos a los niños que alegremente juegan con su balón Supertele en el parque, pero si se quedan en casa viciándose a la play, también nos quejamos. No aguantamos al semejante.
Bueno, si eres taxista, además cobras por ello.

La bilis en el individuo es algo tan natural como las mariposillas enamoradizas en el estómago, sólo que en lugar de poner cara de gilipollas y escribir poesía barata de cosecha propia, nos limitamos a rechinar los dientes y apretar los puños. Posiblemente, mientras pensamos “cuánto tonto y yo sin balas”. Frase repetida hasta la saciedad en los últimos tiempos y con tendencia a aumentar en cuanto a usuarios en un futuro.
Cierto es que todos tenemos nuestras manías, pero... ¿no hay algunascosas que son de Rabia Solidaria? ¿De Bilis en Germanor? Yo creo que sí.

Hay un séquito de tics y dejes que consiguen sacar de nosotros el Norman Bates que todo buen ciudadano debería estar incubando en el transcurso de sus días. Aquí nada de jipis comeflores, oiga. El que se merece dos ostias se las merece, auque seas Rigoberta Menchú. Coño, si es que se las merece como la que más, vaya nombre.
Coletillas, maneras, actitudes. Preguntas tontas.

Mucha bilis, mucha bilis, eh, eh.

HAGO RABIA, PREGÚNTEME CÓMO.

El Álex Lumbago de las Oficinas.
Quien más quien menos tiene un compañero de curro cantarín. El rey del karaoke, si con eso nos referimos a inventarse la letra espontáneamente y perder la melodía cada dos corcheas.
Suena un tema en el hilo musical, pongamos que una cancioncilla de estas romanticoides, del típico cantante camelabobos del momento. Suena el casiotone de fondo, previamente habiendo pulsado el botoncillo Violines. Naniano, naniano. Y nuestro compañero de curro se arranca a cantar. Primero, entra tarde. Luego sube tonos porque sí, contrarresta la falta de potencial con una monotonía apabullante, mezclando la homogeneidad vocal del canto gregoriano con el timbre horrendo de Nieves Herrero. El feeling lo plasma con un seseo nauseabundo, de esos que dan dentera. Y por si fuera poco, cierra los ojos al cantar, rock star de palo (paleto, vaya), y cuando entra el solo de guitarra, ¡TAMBIÉN LO HACE! ¿Habrán creado escuela Gigatrón? ¿Por qué la gente tararea cuando sólo se oyen los instrumentos? ¿Es más, porqué lo hacen onomatopéyicamente? La guitarra, ñiaaaaauuu ñiaaaaaaaau (si es eléctrica), terelenlen (si es acústica). El bajo, dum dum dum. El casio, piribiribi.
Por favor, tiro al blanco con grapadora, deporte olímpico. La de gelocatiles que nos ahorraríamos.


El Aspersor Indignado.
También conocido como NCHTS.
Sí, vale, todos nos equivocamos, nos rebotamos y esas cosas....pero tampoco es muy normal soltar 24 nchts en un nanosegundo, porque, por ejemplo, no atinamos a atarnos los cordones de las zapatillas. El individuo que toma esta actitud suele ser un tipo rebotado no sólo con la sociedad, sino con él mismo, que es lo más triste. Es el típico que cuando la caga, se dice a sí mismo: “¡¡¡¡eres gilipollas!!!!”, a lo que la gente que le rodea suele contestar “pues sí”. Se autoinsulta, tiende a experimentar una especie de síndrome Taxi Driver (are you talkin´to me?), habla consigo mismo mediante unas conversaciones dignas de guión de sitcom. “Te dije que hicieras X, no, si es que cuando yo digo que eres gilipollas...”. Seguramente Julio Cesar era un hombre con este tipo de costumbres, por eso hablaba en tercera persona.
-“Le dije que invadiéramos Petibonum”
-“Es gilipollas”
-“Nchts”.



La Coletilla.
Oh, indignación a mil y subiendo. ¿Son necesarias las coletillas para terminar las frases? Pues quizá tanto como subirse los pantalones hasta el sobaco cuando nos reafirmamos en algo. Es decir, NO, no lo son, para nada, muerte a ellas.
No hay cosa que dé más rabia que alguien que termina sus comentarios/explicaciones (el 90% de una comprensión más simple que una ameba) con un “¿sabes lo que te quiero decir?”, “¿entiendes?”, o el que ya provoca úlcera sangrante: el SATS catalán. Degeneración directa del SAPS?, utilizadísimo entre el seno del pijerío catalán, las adorables abuelitas o los asistentes al Senglar Rock. En catalán “sats”, en castellano “¿sabes lo que te quiero decir?”, en inglés “you know?” y en eslovaco, “koniek”.
Normalmente el que utiliza coletillas suele quedarse sin conversación rápidamente. De ahí que cada dos palabras cuele un “pues eso”, “osti”, o un “ya te digo”. Coincidir con alguien así en un ascensor es una experiencia gratificante. Si lo comparamos con una tarde en el dentista, lo es, ¿¿que no?¿



Te toco para que sientas la realidad.
Uno, cuando le hablan, suele atender a lo que le dicen. Es decir, se mira a los ojos del emisor y se procesan datos. Si hace falta, y tratándose de alguien como Trueba, que tampoco sabes si realmente te está atendiendo a ti o a ese señor que hay en Cuenca, se suelta un “aham” de aprobación-comprensión.
Entonces, ¿por qué hay gente que toca a la otra gente cuando habla? Ese antebrazo manoseado por alguien que reclama nuestra atención, cuando después de tres horas de conversación mirándole a los ojos ya empiezas a ver el velero, Beethoven y aquella legaña que cual sugus de limón sigue adherida al lagrimal. Estamos prestando atención!!!!! No hace falta tocar (falta personal, falta personal!)!! Y menos dando golpes. Placa, placa, replaca. “Porque tal”(insertar ostión), “porque cual” (insertar ostión), “porque pascual” (fade out).
Luego se quejan de que hay violencia. “Hablando se entiende la gente”. Pero como me vuelvas a tocar, te esmocho la cabeza, imbécil.


TKM messengiles. Pero acaso nos importa?¿
Hay nicks de MSN chungos. Estribillos enteros de canciones, muchas de ellas en inglés. Nicks indescifrables. Información gratuita, “me voy al cine”, “tengo frío”, “os había comentado alguna vez que odio a Ramón García?”. Y todos me parecen perfectos, oiga.
Pero, ah...hay una subespecie que se mueve entre internet y las paredes de nuestra ciudad que dan una bilis particularmente violenta y que atienden al nombre de TKM: Te Kiero Mucho. Esas pintadas de Fulanito x Menganito, con ese horrendo corazón y la flecha atravesándolo, esas pintadas con los dos nombres (misma composición que la anterior), pero sólo con la letra inicial y seguidas de tantos guioncitos como letras contiene el nombre en sí. Pero si os conoce todo el maldito barrio, idiotas!!!! A qué viene tanto misterio??? Un pico y una pala os daba yo!!
Si encontrarse eso paseando por ahí ya le pone a uno de mala leche, imaginad cuando entras al MSN tras un agotador día de trabajo y lo primero que lees es: “Eres mi luna/ eres mi sol/ te arrancaré los ojos/ y los meteré en formol. TKM, Paqui”. Te sube una arcada hasta los carrillos, y velozmente mueves el cursor en busca del no-admitir. Es entonces cuando un horrible escalofrío te recorre el espinazo: el individuo con tan fastuoso nick corresponde a tu mejor colega.
Viene el gran momento de plantearse dos cosas:
-Cambiar de amistades.
-Se droga y encima no te invita. Definitivamente, cambia de amistades.



Hola, me llamo X y soy crítico (en general).
En estado crítico te dejaba yo, desgraciado.
Personalmente, adoro hablar de cine, literatura, pintura, música o la cría del percebe pigmeo con los amigos. Compartir experiencias, conocimientos, whatevers siempre es gratificante. Siempre y cuando no se caiga en la prepotencia. Y con esto no quiero decir que me de rabia que alguien sepa de algo más que yo, cosa perfectamente realizable, puesto que yo no sé de nada. Lo que realmente jode es el típico listillo que aparece siempre en algún grupo de conversación. Ya puedes estar hablando de técnicas para cortarse las uñas de los pies, que él siempre sabrá más que tú. Tú te las cortas, él se las troquela con forma de patito. Tú conoces un poco de folk escandinavo, él domina perfectamente ese campo, sabe trabaleguas en esperanto y además sabe con qué marca de podadora se afeita el entrecejo Björk. Y todo esto no es por conocimiento y experiencia digna de un individuo de mundo...NO! Simplemente se limita a recitar artículos del Vogue, el Rock de Luxe, el País de las Tentaciones o los panfletos publicitarios del Eroski.
-“El tomate está a X el kilo porque Björk está puliendo los detalles de su último trabajo”.
-“Y eso qué tiene que ver?”
-(risa de desprecio total con escáner visual de flequillo a pies)”Ay, qué poco hemos viajado, eh?”
Por otra parte, suele ser el típico que te habla maravillas de un disco que salió a la luz cuando él ni siquiera era un proyecto de polvo. Cuando suelta la frase “me acuerdo yo cuando sacaron tal disco”, es cuando te das cuenta de que estás delante de alguien con demasiado tiempo para empollarse cosas que ni salvarán a la humanidad ni le darán el superpoder de ver a la vecina en bragas a través de la pared maestra. Demasiado tiempo libre y muy poco trabajo, otra razón más para odiarlo.

Como complementario: ¿TA ESCHO DAÑIOOOOOOORRRR?
¿¿Pero se puede ser más cenutrio???? Es decir, me acabo de pegar la ostia de mi vida, me he roto la crisma, el meñique del pie izquierdo y varios dientes...y lo único que me dicen, al verme en tan lamentable estado es: "¿te has hecho daño?, "¿pero qué te ha pasado?"; o el mejor, en caso de que el que te suelta esto te haya visto caer: "¡¿PERO QUÉ HACES?!". Pues nada, me tiro de cabeza contra ese bordillo anguloso tan molón, porque me aburro y he pensado "unos cuantos puntos de sutura darían un aire rebelde y desenfadado a tu look".
En serio, a veces pienso que la gente dice estas cosas por mala leche.



EPÍLOGO: muchos más quedarán en el tintero, pero mi úlcera tiene que descansar.
Hay tantos tipos de personas y actitudes odiosas que hacer un repaso de todas me terminaría dando una rabia tremenda. No voy a poner en peligro mi salud.
No tengáis reparo en odiar al prójimo si éste se lo merece. Acumular ira no es bueno, ni para el otro, ni para uno mismo. Sinceridad ante todo. Si hay que montar un pollo, dar un corte o llamar gilipollas a alguien, se hace. Si todos nos odiáramos abiertamente, y no por la espalda, todo nos iría mejor.
Igual que si nos amáramos todos abiertamente, todo estaría más relajado. Bueno, quién quiera que le amen por la espalda, perfecto, me parece igual de digno, cuidado!

Etiquetas:

3 Cosas al respecto:

At 14 agosto, 2005 01:27, Blogger Ms.Griss dijo...

A mí de verdad me INRIta (irasema) mucho el típico palmero/chiulero que se pasa el día haciendo ruiditos. No a la contaminación acústica, NO A LOS PALMEROS, NO A LOS SILBADORES, NOOOOO

A todo esto, genial el artículo :D

 
At 15 agosto, 2005 00:09, Blogger Kurt_Rambis dijo...

Esa bilis, oe! Mucho arte cagándose en la gente he detectado.

Yo lo del tío que canta sin saberse la canción y pegándose la gran emocionada es que no lo aguanto. Además, pareces un nazi por pedirle que se calle para poder escuchar tranquilamente. Como si coartases la creatividad de un genio o algo.

Añadir un par de apuntes rayantes:

-La gente que te habla a un palmo de distancia. No me interesa comprobar las cualidades de tu aliento ni el estado de tus poros, chaval.

-Situación imbécil y muy puntual: La velocidad inadecuada del parabrisas. Eso de que caigan cuatro gotas y tengas el parabrisas a toda pastilla nos pone enfermos a todos. Comprobado, en serio.

Y mil más, oiga.

(Solo una piccola sugerencia, un pequeño reordenamiento de los párrafos y la puntuación para ayudar a leer mejor.)

 
At 15 agosto, 2005 14:02, Blogger Rob dijo...

Señores, eliminemos de una puta vez los nicks babosos. Tu novio necesita saber que le quieres, NOSOTROS NO. por favor que ha hecho la gente para sufrir cosas como:

"María - Te quiero Juanjo, te querré hasta el fin de mis días y aun así pensaré en ti" Se acaba de conectar.

pero vamos a ver HIJOS DE PUTA es que n oteneis bastante con ser tan asquerosamente babosos que encima teneis que salpicar de producto salival al resto de vuestra lista de contactos? muerte, muerte.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home