27 agosto 2005

Una de chinos II (Kung-fu Zombie)

Demencial película rodada en 1982 por I-Jung Hua, y protagonizada por Billy Chong, que resulta ser un crossover de varios géneros.


¿Cómo se puede mejorar una película de kung-fu?… ¡Pues añadiéndole zombis! Sin embargo hay pegas: Son unos zombis muy particulares, en versión china, que recuerdan demasiado a muñecos de trapo y Dios sabe porqué se desplazan dando saltitos con los pies juntos como canguros. Además solo salen al principio de la película y como viene siendo habitual en esta sección, maquillaje de saldo, que nadie se espere caracterización tipo gore.

¿Y como se puede mejorar una peli de kung-fu, que no solo es de kung-fu sino que es de kung-fu y tiene zombis? ¡Pues introduciendo además un vampiro!

En china los zombis son asï

Sin embargo además de kung-fu, zombis y vampiros, tiene muchísimas partes (demasiadas) de comedia con humor chino. Muy gesticulante y tonto al gusto occidental, pero con golpes geniales como el del fantasma del malo al ver su propio cuerpo o librarse del mordisco de un vampiro metiéndole una zapatilla en la boca.

Nada mas empezar se nos muestra la preparación de una venganza cuando unos malos que han contratado a un mago en su plan de arreglar las cuentas pendientes con el prota, que responde al nombre de Pang (explicando el motivo de la vendetta en una secuencia de humor acelerado mudo que dura 8 segundos con la que no se comieron demasiado la cabeza). Pang es un chuleras cuyo padre adiestra al estilo espartano. El prota, harto de tan duro entrenamiento quiere salir de juerga a tomarse unos daiquiris y, como respuesta, el padre le dice que menos querer irse de samba y que se dedique a meditar. Lo solucionan…pues a hostias, claro. La cosa queda en tablas y Pang queda libre para irse de farra.

De camino, los malos le tienden la emboscada que estaban preparando al principio de la película. Termina volviéndose en contra suya y fallece el capitoste de los malos. De vuelta a casa Pang, recibirá una reprimenda de su padre y lo solucionarán…a hostias claro.

En la siguiente secuencia se nos da a conocer que el jefe de los malos no esta completamente muerto, sino que ha pasado a ser un fantasma en busca de un nuevo cuerpo para poseer, puesto que el viejo tiene algunos desperfectos,y lo intentará con ayuda del mago. El fantasma y el mago empiezan la búsqueda de un nuevo cuerpo en la que sufrirán bastantes malentendidos y se verán envueltos en toda clase de situaciones “cómicas”. Las cosas no salen exactamente como esperan y solo consiguen resucitar a un asesino con bastante mala hostia que tiene cuentas pendientes con el padre de Pang.

Va directo a resolverlas y como no ha aprendido de su primera muerte, Pang se le carga de nuevo, con lo que ha resucitado en balde. Sin embargo la búsqueda de un cadáver en la que alojar el cuerpo hace que el fantasma del malo y el mago resuciten al asesino nuevamente y esta vez renazca convertido en un vampiro. Como lo del mordisco es para nosferatus amanerados europeos, esta versión china tiene otro método más artístico de llegar a la vena.

Las búsquedas y rebúsquedas de un nuevo cuerpo del mago y del fantasma del malo por fin acaban, (Y menos mal porque a pesar de que los guionistas metan sin venir a cuento alguna escena de lucha, ya se hacían algo cansinas las aventuras de esta pareja). Y resucitan al fantasma del malo ¡Dentro del cuerpo recién fallecido del padre de Pang!

Al final se produce la confrontación final entre el vampiro asesino y Pang, y de paso se arregla el asunto de la posesión del cuerpo del padre de Pang. Es la mejor pelea con diferencia, y a Pang le ayuda de un sacerdote budista que le dopa y hace que empiece a volar y parezca aquello Bola de Dragón. El vampiro se calienta, literalmente, y pelea durante un buen rato con las manos y los pies en llamas. La pelea se resuelve a estacazos, es decir, clavando al vampiro una estaca. Pero por 15 veces y nada del corazón, en la sesera, en plan trepanación.

El vampiro en primer plano con Pang al fondo bailando reggeaton

En resumen, la película mola por el kung fu, la breve aparición de los zombis y el vampiro, pero la parte de argumento y comedia se eterniza y hace que uno se aburra a ratos. Como las luchas en si, salvo la final, no son demasiado espectaculares, se recurre a uno de los secretos más viejos del mundo del video marcial, acelerar la cámara para que parezca todo más intrépido y emocionante. Hay algunos de tomas en las que hay gazapos monumentales como que un plano sea de día y al siguiente de noche. La sangre es descaradamente zumo de tomate y demás. Conclusión, una película de genero con grandes puntazos, pero al que no le guste el humor chino solo sacara de provecho saber que debajo de un sombrero de hojas de palmeras uno resulta invisible a los ojos de un fantasma chino.

Etiquetas:

1 Cosas al respecto:

At 29 agosto, 2005 12:18, Blogger Sophia Petrillo dijo...

Pues no sé nada de pelis chinescas, pero parece que ésta tiene todos los ingredientes para ser FREAC FREAC!!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home